22 Los bendecidos por el Señor
poseerán la tierra,
pero aquellos a quienes él maldice, morirán.