20 Pero los perversos morirán;
los enemigos del Señor
son como las flores del campo,
desaparecerán como el humo.