21 con toda seguridad Dios lo habría sabido,
porque conoce los secretos de cada corazón.