12 Restaura en mí la alegría de tu salvación
y haz que esté dispuesto a obedecerte.