3 porque tú eres mi amparo seguro,
una fortaleza donde mis enemigos no pueden alcanzarme.