5 Pues has oído mis votos, oh Dios;
me diste una herencia reservada para los que temen tu nombre.