4 Permíteme vivir para siempre en tu santuario,
¡a salvo bajo el refugio de tus alas!
Interludio