8 Me aferro a ti;
tu fuerte mano derecha me mantiene seguro.