8 Su propia lengua los arruinará,
y quienes los vean, menearán la cabeza en señal de desprecio.