17 Entonces entré en tu santuario, oh Dios,
y por fin entendí el destino de los perversos.