18 En verdad, los pones en un camino resbaladizo
y haces que se deslicen por el precipicio hacia su ruina.