10 Y yo digo: «Este es mi destino;
el Altísimo volvió su mano contra mí».