16 Cuando el mar Rojo te vio,
oh Dios,
sus aguas miraron y temblaron;
el mar se estremeció hasta las profundidades.