16 Somos cortados y quemados por nuestros enemigos;
que perezcan al ver tu ceño fruncido.