12 Así que dejé que siguiera sus tercos deseos,
y que viviera según sus propias ideas.