5 ¡Qué alegría para los que reciben su fuerza del Señor
,
los que se proponen caminar hasta Jerusalén!