3 Hasta el gorrión encuentra un hogar
y la golondrina construye su nido y cría a sus polluelos
cerca de tu altar,
¡oh Señor
de los Ejércitos Celestiales, mi Rey y mi Dios!