20 Encontré a mi siervo David;
lo ungí con mi aceite santo.