18 Así es, nuestra protección viene del Señor
,
y él, el Santo de Israel, nos ha dado nuestro rey.