28 Lo amaré y le daré mi bondad para siempre;
mi pacto con él nunca tendrá fin.