26 Y él clamará a mí: “Tú eres mi Padre,
mi Dios y la Roca de mi salvación”.