37 Será tan eterno como la luna,
¡la cual es mi fiel testigo en el cielo!»
Interludio