38 Pero ahora lo has rechazado y desechado
y estás enojado con tu rey ungido.