10 ¡Ustedes, los que aman al Señor
, odien el mal!
Él protege la vida de sus justos
y los rescata del poder de los perversos.