8 ¡Jerusalén
oyó y se alegró,
y todas las ciudades de Judá están felices
a causa de tu justicia, oh Señor
!