13 Luego el Señor
me dijo: «Arrójalas al alfarero
», ¡esta magnífica cantidad con que me valuaron! Así que tomé las treinta monedas y las lancé al alfarero en el templo del Señor
.