11 Entonces Jerusalén, por fin a salvo, se llenará de gente y nunca más será maldecida ni destruida.