5 Entonces yo mismo seré un muro de fuego protector alrededor de Jerusalén —dice el Señor
—. ¡Y seré la gloria dentro de la ciudad!”.