28 Si no hay intérprete, que guarden silencio en la iglesia y cada uno hable para sí mismo y para Dios.