10 A los casados les doy la siguiente orden (no yo sino el Señor): que la mujer no se separe de su esposo.