3 Pero aquella misma noche la palabra de Dios vino a Natán y le dijo: