27 Entonces el SEÑOR le ordenó al ángel que envainara su espada.