21 Queridos hermanos, si el corazón no nos condena, tenemos confianza delante de Dios,