8 Sobre todo, ámense los unos a los otros profundamente, porque el amor cubre multitud de pecados.