6 Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo.