10 Así que Elías se fue a Sarepta. Al llegar a la puerta de la ciudad, encontró a una viuda que recogía leña. La llamó y le dijo:—Por favor, tráeme una vasija con un poco de agua para beber.