20 Entonces Eliseo dejó sus bueyes y corrió tras Elías.—Permítame usted despedirme de mi padre y de mi madre con un beso —dijo él—, y luego lo seguiré.—Anda, ve —respondió Elías—. Yo no te lo voy a impedir.a