38 Luego el profeta salió a esperar al rey a la vera del camino, cubierto el rostro con un antifaz.