28 Luego Salomón recubrió de oro los querubines.