3 y le dijo:«He oído la oración y la súplica que me has hecho. Consagro este templo que tú has construido para que yo habitea en él por siempre. Mis ojos y mi corazón siempre estarán allí.