33 Entonces le contaron a Saúl:—Los soldados están pecando contra el SEÑOR, pues están comiendo carne junto con la sangre.—¡Son unos traidores! —replicó Saúl—. Hagan rodar una piedra grande, y tráiganmela ahora mismo.