8 David lo siguió, gritando:—¡Majestad, Majestad!Saúl miró hacia atrás, y David, postrándose rostro en tierra, se inclinó