7 Dios no nos llamó a la impureza sino a la santidad;