10 Que primero sean puestos a prueba, y después, si no hay nada que reprocharles, que sirvan como diáconos.