5 porque la palabra de Dios y la oración lo santifican.