3 Reconoce debidamente a las viudas que de veras están desamparadas.