4 Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas.