21 ¡Para vergüenza mía, confieso que hemos sido demasiado débiles!Si alguien se atreve a dárselas de algo, también yo me atrevo a hacerlo; lo digo como un insensato.