5 Pero considero que en nada soy inferior a esos «superapóstoles».