6 Pero Dios, que consuela a los abatidos, nos consoló con la llegada de Tito,